Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco

Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial

Euskadi.eus

Inicio

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Medio Ambiente
  4.  
  5. Urdaibai
 
  • Facebook
  • Twitter
  • Blog
  • TouTube
  • Issuu
  • Google+

Observación de aves marinas y cetáceos en el cabo Matxitxako

El Cabo Matxitxako es el mejor lugar del País Vasco para la observación de aves marinas y cetáceos, siendo incluso uno de los mejores de toda la franja cantábrica. Su localización en el Golfo de Vizcaya, caracterizado por una estrecha plataforma continental que rápidamente va cogiendo grandes profundidades hasta llegar, a pocas millas de la costa, al Cañón de Cap Bretón que puede alcanzar hasta algo más de los  4.000 metros de profundidad, junto con su particular sistema de corrientes marinas, hace que este cabo se encuentre frente a un área de enorme riqueza para multitud de especies marinas.

En el Golfo de Vizcaya se han detectado hasta 24 especies de cetáceos diferentes, siendo uno de los mejores lugares del mundo para su observación, pero sólo algunas son las más frecuentes y, por supuesto, sólo algunas pueden ser vistas desde costa, dado que otras como los zifios o el cachalote tienen en los cañones submarinos su hábitat natural. Entre las que podemos avistar desde costa nos encontramos con algunas ballenas o misticetos (cetáceos con barbas) como el rorcual aliblanco, el rorcual común o la yubarta, así como con diferentes especies de delfines u odontocetos (cetáceos con dientes) como la marsopa, el delfín común, el delfín listado, el delfín mular, el calderón gris, el calderón común o las impresionantes orcas.

Se pueden observar a lo largo de todo el año, siendo algunos meses más propicios, como enero y febrero cuando grandes grupos de delfines se acercan a la costa detrás de los bancos de verdel, o en verano y otoño cuando entran en el Golfo multitud de especies diferentes durante sus rutas migratorias. Para ello, aparte de una gran dosis de paciencia, necesitamos una buena mar con poco viento, y estar atentos a cualquier señal, como espumas, olas, brillos, aves marinas en alimentación o, sin duda, directamente el lomo o la aleta de un cetáceo o un inconfundible soplo, no teniendo, a priori, horas más propicias para su observación.

La óptica más apropiada para su observación, al igual que para las aves marinas, es un telescopio terrestre de 20x60 aumentos y/o unos prismáticos de entre 8 y 12 aumentos, pero aún así, si no disponemos de ello, siempre nos quedarán unos ojos bien atentos que en muchos casos son suficientes por el acercamiento de los animales al cabo.

¿Sabías que ...

  • ... los cetáceos duermen con “la mitad del cerebro despierto y plenamente consciente” para poder seguir encargándose de la respiración, al no ser un acto involuntario como en el resto de mamíferos, y además estar en alerta ante posibles peligros?
  • ... el zifio de Cuvier (Ziphius cavirostris) ostenta el récord de buceo en profundidad a pulmón con 137,5 minutos a 2.992 metros de profundidad?
  • ... el cachalote (Physeter macrocephalus), que a pesar de su enorme tamaño es un delfín, se sumerge a más de 2.500 metros de profundidad para alimentarse de calamares gigantes?
  • ... el rorcual común (Balaenoptera physalus) es el segundo animal más grande del planeta, sólo superado por el rorcual o ballena azul (Balaenoptera musculus) presente también en el Golfo de Vizcaya?

¿Qué especies se pueden ver?

 

Frente al cabo, son innumerables la multitud de especies de aves marinas que podemos avistar, desde las gaviotas patiamarillas, el alcatraz atlántico o el cormorán moñudo presentes todo el año, hasta diferentes especies de pardelas, otros cormoranes, paíños, págalos, charranes, álcidos, colimbos, anátidas y limícolas marinas u otras especies de gaviotas. Además, en el cabo podemos disfrutar de numerosas aves terrestres, entre ellas el halcón peregrino, así como numerosas aves acuáticas, como limícolas, anátidas, garzas o espátulas, entre otras.

Dado que en nuestra costa son muy escasas las aves marinas reproductoras, la época más propicia para la observación de aves marinas se encuentra desde finales de verano hasta el invierno, momento de la migración postnupcial e invernada, siendo los mejores días para su observación aquellos en los que irrumpen con fuerza los temporales del NW y del N. Durante la primavera y principios de verano, con una migración apenas perceptible, la observación de aves marinas suele ser bastante escasa. Las mejores horas para su observación son las primeras del día y, en menor medida, las últimas de la tarde.

¿Sabías que...

  • ... la colonia más importante de Paíño atlántico (Hydrobates pelagicus) de todo el Cantábrico se encuentra localizada en el islote de Aketxe, a la izquierda del Cabo Matxitxako?
  • ... el Cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis) es un ave estrictamente costera que se alimenta de peces pudiendo bucear hasta los 80 metros de profundidad?
  • ... el Alcatraz atlántico (Morus bassanus) puede localizar a sus presas desde una altura máxima de unos 45 metros, tirándose en picado contra el agua para su captura y alcanzando velocidades de hasta 100 km/h sin problema alguno?
  • ... la Pardela capirotada (Puffinus gravis) y la Pardela sombría (Puffinus griseus) pasan por nuestra costa en verano y otoño mientras se dirigen al Atlántico Sur para reproducirse, recorriendo durante su migración anual una distancia total de cerca de 20.000 kilómetros?

¿Qué especies se pueden ver?

iNaturalist.org
 

 

    Ver mas observaciones del proyecto Euskal itsasaldeko zetazeoak eta itsasoko hegaztiak - Aves marinas y cetáceos del litoral vasco en iNaturalist.org »

     

    Fecha de última modificación: 09/09/2014
    Euskadi, bien común