Lugares

imagen cabecera lugares

Ulia   -   Zonas Especiales de Conservación (ZEC)

Descripción

Descripción

Calidad e Importancia

Se trata de un tramo litoral accidentado y con fuertes desniveles. El área queda aislada de la conurbación que se extiende entre San Sebastián e Irún por el monte Ulia, por lo que a pesar de su proximidad y de la adecuación recreativa de algunas zonas, hay sectores menos visitados o más solitarios. En conjunto, la zona es de una calidad y singularidad paisajística notable. En los análisis desarrollados para la elaboración del Plan territorial sectorial del litoral de la Comunidad Autónoma del País Vasco, la totalidad de los terrenos incluidos en el lugar son calificadas como alto o muy alto valor para la conservación.

En estos acantilados se encuentran excelentes ejemplos de comunidades botánicas adaptadas a las condiciones salinas y al viento. La vegetación del espacio corresponde a etapas seriales de los bosques de roble tocorno o marojo (Quercus pyrenaica) que tras repetidos incendios ha dado paso al matorral de helechos, argomas y brezos con el brezo Erica vagans quedando muy pocos restos de la vegetación potencial. Este matorral da paso a céspedes de Festuca rubra subsp. pruinosa hasta el borde mismo del acantilado, donde aparecen comunidades de vegetales adaptados a condiciones adversas como la elevada salinidad producida por las salpicaduras del mar, la escasez de suelo y el viento constante. Es de destacar la presencia del endemismo "Armeria euscadiensis".

Además, en varios tramos acantilados se ubican importantes colonias de gaviotas y otras aves marinas. Destaca la nidificación de gaviota sombría (Larus fuscus), argéntea (Larus argentatus) y la probable del cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), especies todas ellas reproductoras muy escasas en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Vulnerabilidad

Entre los aspectos principales que afectan a la conservación destaca el vertido de aguas residuales desaguadas a través de los colectores del Urumea. Las aguas negras contaminan un amplia área marina, provocando también un impacto visual importante. En la actualidad se está procediendo a la creación un emisario submarino y está prevista la instalación de una planta depuradora.
En Monpás, las ruinas de antiguas edificaciones militares suponen un impacto visual negativo en el paisaje.